Altazor

Altazor

Última Publicación En algún lugar de la selva Lacandona por Sup comandante Marcos
Altazor

Vicente Huidobro

¿Qué se puede decir de un poema que ya lo dijo todo? Pues nada. Sólo declarar nuestro más sincero amor por una obra que nos ha enseñado a morir una vida entera. Altazor no es sólo un poema, es un sistema completo, una caída ascendente, una experiencia total, como Huidobro en sí mismo es toda una literatura. La vida de Altazor es un abismo entre la palabra y la realidad, y ese abismo lo alumbra el poema.

Si Altazor nace a los 33 años, Huidobro lo hace a los 12, momento en que surge su primer escrito, el cual llevó por título “Ese soy yo”, de ahí en adelante, la poesía comenzó a habitarlo biológicamente, a tal punto, que le disputó la autoría de la creación a la mamá naturaleza, nombrándose como un pequeño Dios, o un pequeño Demonio, que es lo mismo.

Según dicen, una bruja predijo que sería o un gran hombre o un gran bandido, apuntándole medio a medio, vivió ambas vidas.

¿Su muerte? Un hecho discutible, si bien de su voz no quedó ningún registro, su canto se ha inmortalizado con la misma vitalidad con que llevó adelante sus días, el reconocimiento ha venido después, en palabras de grande escritores como Octavio Paz quien lo llamael oxígeno invisible de la poesía latinoamericanao Nicanor Parra, quien le tira más flores de las que podemos contar aquí.

Su epitafio reza: “ABRID ESTA TUMBA, AL FONDO SE VE EL MAR” y sobre el mar Huidobro, y sobre Huidobro Altazor, y sobre Altazor nada.

  • «Altazor», Vicente Huidobro.
  • Primera original de Compañía Iberoamericana de Publicaciones, Madrid, 1931.
  • 103 páginas
  • $2.000

📑 Enlace digital

Recibe nuevas publicaciones

Directamente a tu correo

EDITORIAL DERIVA — Año 2019.